La Diputació de València ha reunido a más de 160 representantes de ayuntamientos y colectivos sociales en una jornada en la que se han puesto en común las actuaciones encaminadas a luchar contra la violencia de género. Este evento organizado desde el área de Igualdad de la Diputació se enmarca en la puesta en marcha de la Red de Municipios Protegidos contra la Violencia de Género, una iniciativa pionera que reconoce el trabajo de los municipios para dar la mejor respuesta ante esta lacra social y anima a todos los ayuntamientos a sumarse y compartir esfuerzos.

La diputada de Igualdad, Isabel García, ha estado acompañada por la responsable de Igualdad de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y alcaldesa de Salobreña, Mª Eugenia Rufino, y la concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Fuenlabrada, Silvia Buabent, quienes han coincidido a la hora de destacar la importancia del municipalismo para hacer frente a la violencia machista y han escenificado el interés que el proyecto de la Diputació ha despertado en el resto de España.

La red potencia los lazos entre municipios, a nivel social, económico y de recursos humanos

La Red de Municipios Protegidos contra la Violencia de Género es un proyecto pionero en el territorio nacional que pone el foco en las víctimas y su protección y aprovecha las ventajas que una buena conexión entre municipios vecinos puede tener de cara a la protección de estas personas.

La diputada Isabel García ha destacado que tanto la celebración de esta jornada como la puesta en marcha del programa pretenden “fortalecer a los ayuntamientos en su lucha contra esta lacra social”. Asimismo, ha añadido que “la red potencia los lazos entre municipios, a nivel social, económico y de recursos humanos y que ya han sido diversas las peticiones de información acerca de este proyecto por parte de instituciones de toda la geografía española”.

Acceso directo a las víctimas

Por su parte, La responsable de Igualdad de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP),  Mª Eugenia Rufino, ha resaltado la importancia de los municipios para hacer frente a la violencia de género. “Difícilmente cualquier otra medicación que no sea la local va a tener un acceso tan directo y tan sensible con las víctimas. Por eso una red como la puesta en marcha por la Diputació es tan importante, para que los municipios se sientan respaldados y tengan la información y los recursos necesarios para realizar su labor”. En su intervención, Rufino ha lamentado además la falta de financiación estatal para llevar a cabo esta lucha.

La concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Fuenlabrada, Silvia Buabent, ha hecho hincapié en cómo esta red puede proteger a las mujeres víctimas de violencia de género de manera mucho más eficaz que las actuaciones individuales. “Si una mujer va a pedir ayuda a su ayuntamiento, la podrán atender y proteger, pero si además un municipio vecino está adscrito a esta red, saben que pueden contar con su ayuntamiento de cara a una posible acogida a la mujer que aumente su seguridad”.

Buabent ha añadido que las políticas implantadas en su localidad son un referente gracias a la unión de diferentes áreas dentro del consistorio y que el camino que ha abierto la Red de Municipios Protegidos de la Diputació de València está en la línea de la compenetración de instituciones y áreas.

Una red pionera

La lucha por la igualdad de género es una de las banderas principales de la actual corporación provincial. La red de Municipios Protegidos contra la Violencia de Género, cuyo reglamento fue aprobado por unanimidad en el pleno provincial, busca conectar a los ayuntamientos para dar la mejor respuesta posible frente a esta lacra social y proteger de manera más eficaz a las víctimas.

Los municipios adheridos a la red tendrán un plazo de 12 meses para cumplir determinados requisitos, como disponer de una concejalía o delegación de la mujer y de un plan de Igualdad o contra la violencia de género, formar parte del Sistema de Protección de Víctimas VIOGEN; disponer de un protocolo local de protección; formar al personal técnico, político y policial en la materia y poner en marcha campañas de prevención.

En el plazo de dos años, la Diputació exigirá a los ayuntamientos adheridos a la red que dispongan de un equipo de profesionales, propio o mancomunado si los municipios son de menor población, que pueda hacer frente a los casos de violencia de género. Este equipo deberá estar compuesto por un psicólogo o psicóloga, un trabajador o trabajadora social y un agente de Igualdad con una formación mínima de 40 horas.

La corporación que preside Jorge Rodríguez tiene claro que la Igualdad es uno de los ejes en todos los ámbitos de gestión, y asume la responsabilidad de poner a disposición de los ayuntamientos y entes locales toda la información y los recursos necesarios para la puesta en marcha de planes de Igualdad locales que contemplen a su vez la prevención de la violencia de género y la atención a las víctimas en los casos en los que sea necesario.